La producción gráfica de Herráiz, recogida casi en su totalidad en el libro catálogo Antonio Herráiz. Málaga Diseñada (1983-2021), se reconoce por las recurrencias metafóricas, imágenes precisas y soluciones gráficas proporcionadas y ajustadas a los diversos formatos publicitarios Resueltos todos ellos con gran rigor y claridad comunicativa. Esta publicación fue editada con motivo de la exposición retrospectiva llevada a cabo por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga y con la colaboración de la Escuela de Arte y Superior de Diseño San Telmo en 2022.

A lo largo de todos estos años, la mirada y el trabajo de Herráiz han transformado la imagen de su ciudad natal. La citada publicación es, además de memoria visual de la actividad cultural y museística de Málaga, un «dispositivo» para conocer y analizar la comunicación y la gráfica desarrollada a lo largo de casi cuatro décadas. Además de los acontecimientos culturales quedan impresos también los estilos comunicativos y la estética propia de estos tiempos: los primeros años de inicio en Málaga y el proyecto de la revista Puertaoscura; otros encargos (fanzines, carteles, logos…) con una estética inconfundible, propia de los años 80; los años fugaces de Madrid y la publicidad; la vuelta a Málaga y la creación del estudio Antonio Herráiz en 1994, (Teatro Cervantes, Festival de cine de Málaga, Ayuntamiento de Málaga, museos y exposiciones). El catálogo recoge además una miscelánea de trabajos diversos como las portadas desarrolladas para la Universidad de Málaga y un conjunto de auto-encargos.

La muestra tuvo lugar en dos enclaves significativos: San Telmo (Escuela de Arte y Superior de Diseño de Málaga, fundada en 1851, con la presentación de los primeros encargos, las primeras experimentaciones gráficas: la colección Puertaoscura, Revista de Ultramarinos (Diputación de Málaga, 1985-1988). Una revista de tendencias de los 80 con contenidos sobre arte, cultura, fotografía o literatura. Es el campo de experimentación de una producción netamente «analógica», a la que se refiere Herráiz en estos términos:

«En los ochenta, en pleno auge de las ideas postmodernas, llegamos a creer que la publicidad era el genuino arte del final del siglo XX: compendio de literatura, música, fotografía, ilustración, pintura, cine. Una vez superados los prejuicios sobre el arte comercial, un anuncio bien hecho no tenía nada que envidiarle a un cuadro de un museo».

La rebeldía manifiesta en estos primeros proyectos, que se exponían en San Telmo, contrasta con la producción recogida en el segundo espacio, el Archivo Municipal de Málaga (creado en 1489), más reflexiva y analítica, para instituciones como la Caja Natal de Pablo Picasso, Museo Picasso Málaga, Centre Pompidou Málaga, Museo Carmen Thyssen, Teatro Cervantes, Universidad de Málaga, la Fundación Unicaja o el Ayuntamiento de Málaga entre otras. Asimismo, contaba con proyectos relevantes para firmas comerciales como Grupo Hojiblanca, o proyectos propios como Frato Editorial con Pepe Atencia y Conrado Herráiz, una aventura que incluye en su colección la obra Diseños Contados, en la que Herráiz desvela algunas anécdotas y curiosidades de varios de sus proyectos gráficos.

Su trabajo es silencioso en su factura y contundente en su mensaje, no sometido a tendencias febriles o estridencias. Son composiciones esenciales, que resisten muy bien el envite del tiempo, una gráfica hoy perdurable y atemporal. Visto desde la perspectiva actual, en su conjunto, Antonio Herráiz. Málaga Diseñada 1983-2021 viene a convertirse en todo un «prontuario» de diseño y comunicación. Recoge todas las piezas expuestas en esta retrospectiva, muestra de la intensa actividad cultural a través de imágenes (dibujos, fotografías, collages…) y tipografías, una forma de ilustrar la historia cultural y social de la ciudad de Málaga en las últimas décadas.

Herráiz ha sido, a lo largo de todos estos años de profesión, un «precursor» en su tierra. Ha incorporado –en cada uno de los proyectos– una cultura de la imagen y de los usos tipográficos, educado la mirada y cultivado la estética de las comunicaciones gráficas producidas. Su amplia trayectoria profesional ha sido una referencia clave para otros profesionales, docentes y estudiantes. Por su estudio, a lo largo de este periodo, pasaron buena parte de los diseñadores de esta ciudad (más de 50 colaboradores) que hoy trabajan, desde Málaga, para clientes nacionales e internacionales.

Una estrella de mar/una estrella de cine. Un signo para señalar un enclave costero y metáfora del reconocimiento profesional de los actores y actrices de nuestro país. Una sola imagen, representativa del cartel del 7º Festival de Cine Español de Málaga (2004), elaborado por Antonio Herráiz (1953). Su estudio diseñó la gráfica de cinco de estas ediciones, entre los años 2001 y 2005.

Fueron planteados varios conceptos, como se muestra en el dibujo de una espiral en forma de caracola. La creación de la gráfica de este evento, así como todas sus aplicaciones –complejas en su entramado de formatos y adaptaciones–, constituyen todo un ejercicio de síntesis compositiva y practicidad, simplicidad y acierto en la disposición de los contenidos en cada una de las piezas. Las imágenes de estas cinco ediciones son verdaderas «abreviaturas visuales» cargadas de atributos y guiños de la cultura malagueña y andaluza.

Antonio Herráiz destacó la importancia que tuvo este trabajo en su trayectoria profesional:

«Para el estudio fue muy importante el Festival de Cine Español de Málaga. Diseñamos su imagen cinco años consecutivos, del 2001 al 2005, e interveníamos en todo, mucho más que el cartel: identidad, exterior, todas las publicaciones, merchandising; coincidió con una época de crecimiento, se amplió el estudio y contamos con muy buenos profesionales».

Juan Aguilar